Harden logra mejor marca con 61 puntos y conquista el Madison Square

Por Sonia Salazar

La figura del escolta James Harden brilló más que nunca con su inspiración encestadora al conseguir la mejor marca de profesional tras anotar 61 puntos en el legendario Madison Square Garden, donde su equipo de los Rockets de Houston también vencieron por 110-114 a los Knicks de Nueva York.

“Ha sido una noche muy especial para mi y todo el equipo”, declaró Harden al concluir el partido. “Los compañeros me han ayudado en todo y me sentido seguro con los tiros a canasta desde el inicio del partido”.

A pesar que no tuvo su mejor inspiración en los triples, falló 15 de 20 tiros, al remaining acabó en partido con 17 canastas de 38 tiros de campo y 22 de 25 desde la línea de deepest, en los 40 minutos que disputó.

El líder encestador de la liga y máximo aspirante a revalidar el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la liga, también aportó un doble-doble tras imponerse dentro de la pintura y capturar 15 rebotes, incluidos nueve defensivos, repartió cuatro asistencias y recuperó cinco balones.

“Ha estado dominante, como siempre en todas las facetas del juego y el equipo se ha beneficiado de su aportación, energía y liderazgo”, declaró el entrenador de los Rockets, Mike D’Antoni, quien también estuvo anteriormente en el banquillo de los Knicks.

Sin embargo, D’Antoni no se mostró satisfecho por la manera como su equipo jugó en el cuarto periodo, aunque al remaining encontraron el camino de asegurar la victoria.

Harden sumó su quinto partido de al menos 50 puntos en lo que va de temporada, algo que ningún otro jugador ha conseguido, y amplió a 21 partidos consecutivos que anotó 30 o más puntos.

La marca le permitió superar en el cuarto lugar al legendario Wilt Chamberlain, que sigue de líder de todos los tiempos con 65 partidos que anotó 30 o más puntos, y otras dos veces más también logró rachas de 31 y 25 encuentros, respectivamente.

Pero Harden no sólo siguió el camino de marcas de Chamberlain también logró empatar los 61 puntos que había anotado en el Madison Square Garden el exescolta de Los Angeles Lakers, Kobe Bryant, mientras que el alero Carmelo Anthony, quien hasta ayer fue jugador de los Rockets, logró 62, la mejor anotación en la historia del legendario recinto, donde jugó como estrella de los Knicks.

“La marca, y sobre todo lograrlo en el Madison Square Garden, es algo muy especial que lo recordaré siempre”, destacó Harden, quien un día antes del partido admitió que todavía, como profesional, no había vivido lo que se conoce con el “momento especial” en el Madison Square Garden.

Aunque los espectadores neoyorquinos no mostraron ningún tipo de emoción y apoyo a Harden, a diferencia de lo que hicieron cuando Bryant anotó 61 puntos, el escolta estrella de los Rockets dijo que les agradecía su sinceridad, pero el mismo se mantuvo inspirado durante todo el partido.

“No pudieron averiguar qué querían hacer”, comentó Harden. “Pero los aprecio, honestamente. Esta noche me mantuvieron motivado e hicieron que el juego fuera emocionante para mí y perfecto para el equipo al conseguir la vitoria”.

Harden ya había superado su promedio de 35,7 puntos –mejor de la liga– antes de ir al descanso, pero quiso cerrar la primera parte con un triple monumental y aportar 36 puntos y nueve rebotes.

Con su victoria el equipo tejano pone su marca en 27-20 para afianzarse líder en la División Suroeste, después de la derrota sufrida por los Spurs de San Antonio frente a los Sixers de Filadelfia (122-120).

El escolta Eric Gordon, que terminó con 20 puntos, logró el triple que dio la ventaja cuando restaban 9.8 segundos del tiempo reglamentario.

Mientras que el ala-pívot Kenneth Faried, quien fue conseguido por los Rockets como agente libre, tras darle de baja los Nets, jugó su segundo partido con los Rockets, y fue decisivo en el juego interior con 11 puntos, ocho rebotes, recuperó tres balones y puso tres tapones.

La victoria de los Rockets fue la novena consecutiva en el Madison Square Garden, donde los Knicks no ganan a los Rockets desde el 26 de enero del 2009 cuando tenían de entrenador en el banquillo a D’Antoni.

Una semana después de esa victoria de los Rockets, llegaron los Lakers con Bryant de estrella que acabaría el partido con 61 tantos, el 2 de febrero.

Los Knicks (10-36), últimos en la División Atlántico sumaron siete derrotas consecutivas.

Por el equipo de Nueva York el nasty reserva, el novato Allonzo Trier, logró 31 puntos, el escolta Tim Hardaway Jr. agregó 21 y el nasty camerunés Emmanuel Mudiay aportó 14 tantos.