A Bob Menéndez que no siga diciendo lo que quiere, que puede oír lo que no quiere escuchar


Por Grisel Sánchez.

Tal como reseñan los periódicos de este viernes, 7 de mayo, y recogen los medios audiovisuales, electrónicos y digitales, la tarde-noche del jueves nos sorprende con unas atrevidas e injerencistas declaraciones del senador demócrata de New Jersey, Estados Unidos, Bob Menéndez, quien, mediante una carta al secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, pretende hacer alardes de conocimientos de alta política, pero hace el ridículo, en una acción que no es más que una burda intromisión en asuntos que solo competen al pueblo dominicano y a nadie más.

Pide Bob Menéndez a Mike Pompeo aprovechar su condición de jefe de la diplomacia de los Estados Unidos e intervenir para que en la República Dominicana no se lleve a cabo una eventual reforma a la Constitución de la República y con ello, como es natural, una repostulación del presidente Danilo Medina.

Esos atrevimientos e irrespeto del senador Menéndez son sencillamente inaceptables. Parece que ese señor olvida que la República Dominicana es un país libre, soberano e independiente, con una democracia de más de cincuenta años, donde cada cuatro años elegimos a quien alcance la mayoría de votos, no importa si es candidato de tal o cual partido.

Contrario a algunas consideraciones que él expone en su comunicación a Mike Pompeo, al señor Bob Menéndez hay que decirle que es la obra de Gobierno del presidente Danilo Medina la mejor carta de triunfo que tiene nuestro mandatario.

Y que por esa obra de Gobierno es que el presidente Danilo Medina tiene una aceptación que sobrepasa el setenta por ciento y es puntero para encabezar la boleta electoral del Partido dela Liberación Dominicana, tal como lo señalan todas las mediciones que se hacen.

Los dominicanos y las dominicanas no vamos a permitir intromisiones e injerencias como esta del señor Bob Menéndez, pues, como bien dijera este vieres el presidente de las Cámara de Diputados, Radhamés Camacho Cuevas, “nosotros tenemos muy claro, desde nuestro origen como país, el concepto de soberanía y de nacionalidad”.

Nuestra democracia ha costado muy caro y nuestra soberanía ha sido defendida con fuego, sangre y coraje, sin necesidad de que ninguna fuerza exterior, más que la de Dios, nos venga a ayudar, razón por la que ningún sector exterior, como es el caso el señor Bob Menéndez, debe ahora venir a querer trazar pautas u opinar sobre lo que nos conviene o no a partir de las elecciones del 2020.

“Le pido que utilice todas las herramientas diplomáticas a su disposición para subrayar la importancia de la gobernabilidad democrática en la República Dominicana”, le dice Bob Menéndez a Mike Pompeo en la carta de marras.

¿Y quien le ha dicho a este entrometido que en la Republica Dominicana hay riesgos de ingobernabilidad?…

Solo hay que ir palmo a palmo por campos y ciudades, valles y montañas. Preguntar si hay libertades de todo tipo. Y la verdad resplandece.

Pero, sea en este mismo mes de mayo, en el entrante junio, el 6 de octubre cuando el PLD escogerá a sus candidatos, o el 17 de mayo del 2020 cuando votemos para elegir a nuestras autoridades nacionales, tal como dice el ministro de Obras Publicas, Gonzalo Castillo Terrero, en la Republica Dominicana pasara lo que tiene que pasar.

“Lo que tiene que pasar, pasará en su debido momento. Somos un país republicano, independiente y haremos lo que el pueblo quiera, lo que convenga a la nación sin injerencia de ningún agente interno o externo que no obedezcan necesariamente a los mejores intereses del país”, fue lo expresado por el licenciado Gonzalo Castillo Terrero y lo acuñamos nosotros aquí.

Y es que nosotros, como dominicanos haremos lo que este en el mejor interés de la nación, no lo que quiera inducir alguien que, como Bob Menendez, desconoce el costo politico y social de la democracia de nuestro país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: